Publicados

Primer capítulo de mi novela «Tiempo muerto»

En esta entrada del blog he decidido dejaros el primer capítulo de mi novela Tiempo muerto. Ahora que estamos todos en casa y se nos acaban las lecturas pendientes y ya no sabemos a qué más echarle mano, me ha parecido un bonito regalo poner en abierto este fragmento para que lo disfrutéis, ¡y para seduciros a leer la novela completa!

Espero que os guste y os amenice estos tiempos tan raros que vivimos. Os dejo también los enlaces para poder comprar la novela física y en formato eBook.

https://www.casadellibro.com/ebook-tiempo-muerto-ebook/9788416967445/5424579

http://fondodecatalogo.edicionesoblicuas.com/obras/tiempo_muerto-352.html

 


Tiempo muerto. Capítulo 1

La niña está sentada en la puerta de su abuela, la niña se aburre y mira las moscas que le suben por las piernas morenas y churretosas, las moscas hacen cosquillas, no pican como las avispas y los tábanos, ni como las abejas o las primas mayores cuando quieren que se las deje en paz y no se escuche lo que hablan. La niña se aburre porque ya hace mucho tiempo que ha desayunado el pan con leche que da arcadas, pero que hay que tomarlo porque es muy sano, no como las galletas de la ciudad, que sabe Dios lo que llevan dentro. La niña mira al cielo muy azul, y al sol guiñando los ojos, y al fondo de la calle, donde no aparece el tractor rojo que lleva a un hombre encima, el tractor que entra en la calle con la nube de polvo, con el ruido, como un dragón que no da miedo, porque se para delante de la puerta y el hombre la iza en lo alto, y ve las cosas que no se ven desde abajo, ve las huertas detrás de las tapias, los tejados, las ramas de los árboles que le dan en la cara, y el hombre la besa en la mejilla y es amable con ella y a veces le da cerezas o caramelos.

La niña se aburre y se levanta, da unos pasos de puntillas, avanza hasta la esquina de la calle y, entonces, echa a correr. Sabe dónde se esconde el tractor, dónde duerme por las noches, lo ha visto cuando pasea de la mano con la madre, mirando entre las tablas del portón, en un corral con gallinas, junto a una casa vieja con una bruja dentro. La madre tira de ella cuando se asoma a mirar, porque las niñas no deben ser chismosas y la Ramona no es amiga de niños ni forasteras, la Ramona es como es.

La casa está en silencio y el portón no tiene la tranca puesta, se puede empujar la puerta y asomar la nariz y ver a las gallinas canturreando y al tractor parado, tan aburrido como ella porque hoy no le han sacado de paseo. Se acerca a verlo y lo acaricia como a un animal, como al perro del tío, que no muerde pero que no se puede tocar porque está infestado de pulgas que no se ven, pero ella lo acaricia a escondidas y le da chorizo y pan de la merienda, a veces la pillan y se lleva un cachete y el perro una patada, y los dos se ponen tristes, por eso acaricia con cuidado al tractor, mirando por si aparece la bruja. Cuando se cansa de acariciarlo, intenta subirse a la cabina, pero necesita la ayuda del hombre, la rueda es más alta que ella y se cae de culo cada vez que lo intenta.

La puerta de la casa está entreabierta, no se oye nada, se acerca para ver si el hombre se ha dormido, como aquella vez que se durmió la madre y llegaron tarde al colegio pero nadie las regañó porque la madre dijo mentiras y no pasó nada. La niña se asoma a un pasillo oscuro y espera para ver algo, como cuando entra en el cuartón donde se curan los chorizos, la abuela se acerca a las vigas y allí están, colgando del techo con una cuerda, la corta y se lo da, y ella sale tan contenta con su chorizo que gotea grasa roja y hay que tener cuidado para no mancharse. Mira al fondo del pasillo y ve algo que cuelga, es el hombre que juega con las vigas y se tropieza con él, porque es más largo que un chorizo, sus pies le dan en la cara y ve que está descalzo y que tiene las uñas largas, algo le gotea por la pierna pero no es grasa, es pis que huele muy fuerte, y el hombre tiene la cara rara y la lengua fuera y no se baja de la viga y no responde cuando ella le llama, y ya no le gusta ese juego y se quiere ir y corre hasta la puerta, pero ahora no ve con la luz tan fuerte del corral y se choca con la bruja, que la agarra del pelo porque la ha asustado al salir corriendo de su casa, como una ladrona, y se asoma al pasillo y ve al hombre que ella llama hijo y empieza a chillar como una loca y le clava las uñas en el brazo para que no se escape, y ella también chilla y llora llamando a su madre, y viene mucha gente del pueblo, y alguien la suelta de las uñas de la bruja, y corre y se tropieza con la abuela, que la coge en brazos y la lleva a casa y habla con su madre, pero nadie la regaña.

En la cocina le quitan la ropa y la bañan en silencio, entra una mujer hablando bajito de la guardia civil, y ella siente que ha hecho algo tan malo que ni siquiera la van a castigar por ello.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies